Y después del positivo??

Hoy quiero compartir con vosotr@s la historia de mi primer y tan deseado positivo.

Después de sobrevivir a 7 betaesperas, cuando ya pensaba que jamás podría ver un test con su rayita, por fin llegó mi positivo. Como siempre la primera semana de betaespera la llevé muy bien, pero los nervios aparecieron la segunda semana, muy nerviosa, imposible desconectar del tema. Y a 12 días postransferencia de mis dos frigobebes de 2 días, a las 4 de la madrugada tuve que correr al aseo con muchas nauseas y mareos, mi marido y yo nos miramos entre preocupados y esperanzados de si esas nauseas eran de embarazo, al día siguiente mi marido no pudo más, no paraba de decirme que me hiciera el clearblue digital que tenía por casa. Yo aterrada claro, porque le he cogido pánico a los test de embarazo después de tantos negativos, y les tengo una manía increíble. Al final tanto insistir me lo hice y salió embarazada 1-2 semanas, yo pensaba que la primera vez que lo viera me pondría a llorar de alegría, sin embargo lo que sentí fue un gran nudo en el estómago e incredulidad. No podía creerme que por fin me estaba pasando a mí, por fin llegaría a cumplir mi sueño, por fin llegaría a Australia después de tantos años de lucha.

Al día siguiente me hice la beta y ahí empezaron mis preocupaciones, esperaba una beta como muchas chicas de un mínimo de 200 pero salió 93. Muy preocupada volví dos días después a repetirla y había duplicado 174, pero seguía siendo demasiado justita, así que dos días después la repetí y esta vez descansé cuando vi el valor de 805. Llamé a la Fe para decirles mi positivo, me preguntaron el día de la beta y me dieron cita para eco justo para 15 días después.

Ya empecé a sentirme embarazada, le hablábamos a mi barriguita como si el peque pudiera oirnos, mi barriga hinchada por las hormonas, el hambre voraz y el mal estar de estómago, aun me hacían sentirme más y más embarazada.

Pero esta felicidad no podía durar, a las 5+3 (5 semanas y 3 días) manché marrón oscuro, como no era mucho, con un salvaslip era suficiente, y oscuro, no fuí a urgencias, de todas formas en 3 días me hacían la eco de confirmación en la Fe.

Y llegó el día de mi primera eco de embarazada, estábamos tan ilusionados los dos, íbamos a ver a nuestro o nuestros peques, aunque por la beta yo ya intuía que sólo sería uno, pero me daba igual, estaba alegre y feliz con mi bebé. Entramos en consulta para eco de gestación, y al mirar al monitor la doctora nos dice que hay un saco de 10 mm, es intrauterino, pero no ve embrión, y nos cambia la cara. Aun así la doctora P.P. que para mí y mi marido es la más cariñosa y agradable, nos dice que es muy pronto, que estoy de 5+6 y que no nos preocupemos, nos dice que pidamos cita para la semana siguiente que estaré de 7 semanas, y así hacemos, toca esperar.

Y sigue la pesadilla el día 6+3 empiezo a sangrar rojo vivo y mucha más cantidad como para utilizar una compresa, así que nos vamos corriendo a urgencias de mi hospital de referencia, allí me hacen una eco, y me enseña la pantalla, me dice: mira ahí está tu embrión. Mi corazón empezó a latir muy rápido, que alegría al ver a mi peque que media 4’6 mm. Y volvió la preocupación al decir; que no veía latido. Otro palo, pero me dijo lo mismo, no te preocupes puede ser pronto y en unos días te verán en la Fe y ya estarás de 7 semanas. Me dicen que reposo y vida tranquila. Toca seguir esperando.

Llegó mi semana 7, y nos fuimos para Valencia, las dos horas de camino fuí rezando y pidiendo que mi bebé estuviera bien y poder escuchar ya su corazoncito.

Entramos en consulta y en la ecografía me dice la doctora, era otra diferente, que sigue sin ver latido, y que bueno esperamos una semana más para confirmar, a ver si es muy pequeño y por eso no se ve todavía su latido, que vuelva a la semana 8, pero que nos hagamos a la idea que no pinta bien la cosa. Alguna vez habéis sentido un dolor tan fuerte en el corazón que sientes como si te clavaran algo en él? Pues así me sentí yo, aguanté mientras pedía fuera la cita, mientras bajaba en el ascensor, pero al llegar a abajo ya no aguanté más, empecé a llorar y no podía parar, mi marido me abrazó, y el pobre intentaba consolarme, pero era imposible. El viaje de dos horas hasta casa fuimos en silencio, no me salía una palabra, y si me decía algo le contestaba mal, estaba muy enfadada conmigo, con él, con el bebé, con el mundo.

La peor semana de mi vida, saber que llevo dentro de mí a mi bebé sin vida pero que debo esperar para confirmarlo, y no poder acabar con todo ya, acabar con ese dolor. Durante esa semana no quise ver a nadie, me quedé en casa conmigo misma y mi duelo, intentando aceptar que no llegaría a Australia. Y que tenía que empezar todo de nuevo porque no me quedaban congelados, sentí ese cansancio físico y psicológico, ese agotamiento de tanto luchar, de empezar una y otra vez.

Por fin llegó la semana 8, simplemente me confirmaron que no había latido y que procedían a hacerme el informe para mi hospital para programar aborto. Ya no lloré, ya había llorado todo lo que tenía que llorar, ya había hecho esa semana mi trabajo de aceptación de que no había podido ser. Con el informe y dos horas de vuelta, nos fuimos directos a mi hospital de referencia, allí pensé que me programarían legrado, pero no, cada hospital tiene sus protocolos y el mio es de primero provocar aborto químico con pastillas, y si luego en la eco de revisión queda algún resto entonces hacer legrado. Me dieron mis 8 pastillas de Cytotec y a casa a abortar.

Esa noche me puse las 4 primeras pastillas, a la hora empecé con una diarrea que me moría, aguanté dos horas y media sin ir al baño, ya que la médica me había dicho que mejor ponerlas por la noche para que no te muevas y no se salgan. Pero no aguantaba más, pensé: mira si me tienen que hacer un legrado porque se han salido que me lo hagan pero no aguanto más. A las 3 horas de ponérmelas empezó un dolor increíble, un dolor mucho más constante y fuerte que una regla, no paraba, y ya no sabía como ponerme, empecé a sangrar mucha sangre roja, aunque yo seguía en la cama sin ir al baño, pasé toda la noche despierta por el dolor, a las 6 de la mañana el dolor seguía pero no tan fuerte y conseguí dormir. A las 9 me levanté a hacer pipí y cambiarme la compresa, y sentí como una bola salia de mi y caía al aseo, en mi interior sabía que era el saco con mi bebé, por eso no quise mirar, no quería tener esa imagen en mi memoria, me conozco y sé que esa imagen no me ayudaría a pasar página. Me limpié, me levanté y sin mirar tire de la cisterna. Mi marido al oir que estaba por el baño vino corriendo a ver como me encontraba y si necesitaba ayuda. Le dije que lo había sentido salir, y que sabía que era eso, por la tarde ya no sangraba tanto, pude pasarla viendo la tele en el sofá, y llegó la noche, y tocaba ponerme la segunda dosis de Cytotec, estaba aterrada por si volvía a pasar lo de la noche anterior, pero esta vez aunque sentía dolor no fue lo mismo, pude dormir, pero a las 5 de la mañana empezó el dolor más fuerte que me despertó y duró hasta las 11 de la mañana, sangraba rojo pero no tanta cantidad como la noche anterior. Ese día aunque sentía dolor como de regla eran intermitentes y duraban unos minutos y paraban. Este medicamento dilata el cuello del útero y provoca contracciones, vamos como cuando vas a dar a luz, sólo que sin final feliz.

Pasé la semana tranquila, manchando marrón oscuro, y a los 7 días me hicieron una eco de control para ver si quedaban restos. Por lo menos esta vez salió todo bien, estaba limpia y no tenía que pasar por un legrado, le pregunté a la ginecóloga que porqué nos hacen pasar por un aborto químico con lo que duele y si no es mejor un legrado y acabar rápido, ella me explicó que en su unidad no son partidarios de legrados si no son necesarios, que es su último recurso, ya que a veces pueden haber problemas en el útero, al raspar pueden quedar algunas cicatrices, hacer el útero más fibroso y que para futuros embarazos eran un problema. Así que, mira, dentro de lo que pasé me convenció su explicación, ya que sabía que no me mentía porque a compañeras de algún foro le había pasado y habían tenido que hacer una histeroscopia para quitarle esas cicatrices del legrado.

Después de 15 días sigo manchando pero es un flujo marrón, no es sangre roja, supongo que sigo limpiando y tirando restos, me han dicho que mientras no sea sangre roja o mucha cantidad, que es normal.

Durante muchos días le hacía la misma pregunta a mi marido: Por qué no se ha querido quedar conmigo? Como si el pobre pudiera responderme a eso. Pero tengo que decir que en estas semanas de tanto dolor he sentido más cerca que nunca a mi chico,me ha acompañado en todo momento, me ha apoyado, abrazado, besado, cuidado, preocupado por mí todo el tiempo. Y aunque sigo sin ser mamá me he dado cuenta de lo dichosa que soy, de todo lo bueno que hay en mi vida, y que cuando pierdo las fuerzas, él está a mi lado para levantarme y volver a darme el empujón para seguir luchando.

2 comentarios en “Y después del positivo??

  1. Hola!
    Después de 3 años de búsqueda con «Infertilidad de Origen Desconocido» y un ICSI fallido en clínica privada en Febrero de 2016… he recibido la primera carta de La Fe donde nos citan para dentro de 3 semanas, para nuestra primera visita. (Después de estar casi un año en lista de espera en el Arnau de Vilanova y tener que pasar a La Fe, porque allí solo nos iban a hacer Inseminación, y ya me han dicho que no funcionaría conmigo). El caso es que buscaba info de cuánto tiempo pasaría desde esa primera visita en La Fe… y me estoy quedando helada al leer que son entre 18 y 20 meses… Uff Y mi marido y yo que nos habíamos emocionado un montón al pensar que después de estar un año esperando en el otro hospital y pasarnos a este… por fin empezaríamos un FIV en breve… 😦 Por cierto, estoy a punto de cumplir 38 años, y el ICSI se canceló porque se pararon todos los embriones, no sé si esto puede acelerar el proceso… o no. Intentaremos no desesperar en la espera…
    A lo que iba, tengo que decirte que me ha gustado mucho tu texto sobre «el viaje a Australia». Me he sentido tan identificada… Yo que ya me veía en la orilla… Y ahora sigo buscando un nuevo barco que me lleve… con más miedo que antes al pensar que quizá no llegue. Pero sin perder la esperanza. Y sí, viendo mientras las fotos del viaje a Australia que están haciendo mis amigos, primos, hermanos… Todo muy bonito, sí… Quién pudiera…
    Acabo de leer también este post que has escrito… Y después del positivo? … Y no imaginas cómo me ha emocionado. Siento que todo haya ocurrido así. Realmente en estos casos vivimos una auténtica pesadilla. Pero como bien dices, es muy importante apoyarnos en nuestra pareja, ya que ellos desean llegar a Australia tanto como nosotras, aunque quizá su asiento en el barco sea más cómodo que el nuestro… Pero seguro que ellos se cambiarían por nosotras en más de una ocasión si pudieran, para quitarnos ese peso que llevamos encima.
    Seguiré leyéndote, y espero que nos hables de tu propia experiencia en Australia en breve.

    Mucho ánimo!! Y mucha fuerza!! :*

    Me gusta

    • Hola compañera,
      En primer lugar gracias por tus palabras, sí, esto a veces se vuelve una pesadilla, lo mejor de todo es saber que no estamos solas, y en este camino tan duro encuentras muchas cosas buenas también aunque a veces cueste verlas. Yo también se lo que es convivir con fotos por todos los sitios de los niños de tu familia, amigas…y embarazos por todos los lados, pero bueno siempre pienso que en algún momento llegará mi recompensa a tanta lucha (de una forma o de otra).
      La lista por desgracia está entre 19-20 meses para empezar. Pero cuando vayas a la consulta recuerdales que tienes 38 y no puedes esperar ese tiempo porque te metes en 40 y con esa edad ya no hacen tratamientos, quizá por ahí tengas suerte y te adelanten en la lista.
      En la Fe si se enteran que has hecho tratamientos por el privado te quitan opciones, es decir, si en la Fe nos entran 3 in vitros, pues si les dices que te has hecho ya un tratamiento por lo privado te quitan un intento. Mi consejo valora si por edad y según el tiempo de espera en la lista te merece la pena contarles vuestra experiencia y perder algún intento. No te preocupes, realmente con una sola in vitro realmente acabamos de empezar, y si al final con nuestros óvulos no funciona porque la edad no perdona, pues siempre nos queda la ovodonación o la adopción de embriones. Solo recordar a quien nos lea que en la Seguridad social por ahora no hacen ovodonación, sólo los privados.
      Te deseo muchísima suerte y que ya falte poquito para llegar a Australia.
      Y por favor ve contándonos como va todo 🙂
      Un abrazo fuerte!!

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s