Navidades 2018

Y llegó la época del año que más me gustaba desde niña, y digo me gustaba porque llevo desde el 2016 que sólo deseo que pasen rápido.

Hasta ahora las comidas familiares las llevaba bien, yo soy la primera nieta, y mis primos todavía no tenían niños, este año ya tenemos la primera embarazada de 6 meses donde será el centro de atención, pero de rebote me llevaré yo los temidos comentarios «y vosotros?? seguro que en unos meses también nos dais la alegría…»

Aguantaré más o menos, en realidad desde que no están mis abuelos sólo nos juntamos toda la familia un día, así que creo que lo llevaré relativamente bien, me sentaré cerca de los primos jóvenes y solteros, que seguro que no me dicen nada y cuentan sus cosas de fiestas, novietes, estudios, etc,  me alejaré lo más posible del lado de los tíos y la nueva preñada.

Lo difícil será las quedadas de los amigos donde yo soy la única sin niños. Le dije a mi marido de irnos los dos solos de viaje a un sitio donde nadie nos conozca, pero como ya he dicho otras veces, mi marido es de tradiciones y de estas fechas pasarlas con la familia y amigos. Él ya ha quedado con varios amigos para cafés eternos y yo he puesto mil excusas para no ir, y tampoco salir de casa, no quiero encontrarme con «amigas» que viven fuera pero en estas fechas familiares están todas por aquí, y que me presenten a sus retoños, esos a los que todavía no he encontrado ni el momento ni la fuerza para ir a conocer. Así que me encerraré en mi cueva hasta que pase el temporal.

Sé que me he distanciado de mis amigas de siempre, en diferentes grados, algunas nos seguimos viendo y nos queremos mucho, aunque ellas ya tienen otro ritmo de vida con sus niños, pero me preguntan por cómo van mis tratamientos, y me dicen «en la siguiente lo conseguirás», bueno algo es algo, aunque entiendo que es imposible empatizar con una situación que nunca han vivido. Y luego están las otras que directamente solo queda un grupo de whatsapp en el que nos felicitamos los cumpleaños, no sé si les importa mi vida o no, pero bueno… al final llega un punto en el que me dan un poco igual también.

Este mundo de infertilidad hace que se alejen personas de tu vida, pero también aparecen chicas que te comprenden y que cuando compartes con ellas te sientes integrada, sientes que no estás sola, y que te entienden cada palabra y cada sentimiento que les expresas. El viernes tuvimos «café de los sueños», fue increíble, ambiente de amistad y empatía absoluta, de apoyo y generosidad. Tengo que decir que siempre se me hace corto y ninguna vemos el momento de irnos.

Ellas son el lado bueno de esta mierda de infertilidad.

P.D. Felices fiestas!

 

2 comentarios en “Navidades 2018

  1. Te entiendo perfectamente, yo también pasé mal rato el día de Navidad, con toda la comida girando alrededor de los niños y sus monerías.
    Por lo que escribes últimamente, pareces muy triste, pero no nos queda otra que seguir peleando en esta carrera de fondo. Si no recuerdo mal, te esperan tus enanos congelados y a tu carrera puede quedarle taaaan poquito… Yo también tengo uno congelado esperando que todo esté «en su sitio», creo que en la misma clínica que tú. Vivo a dos manzanas de allí y, el día que paso andando por esa acera, me gusta decirle que aguante, que yo le espero en casa. Cuando pase esta semana, les diré a los tuyos que les esperas y les necesitas ya contigo 😉 ¡Ánimo, bonita!

    Me gusta

    • Gracias compi!! Sí, ultimamente estoy de bajón, creo que los anticonceptivos, el trabajo, estudios…y estas fiestas no me han ayudado nada.
      Pero tengo que ponerme las pilas, y pensar que estoy mas cerca de mi arcoiris.
      Nuestros peques nos esperan ❤❤

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s